DONACIONES

Print PDF

En los últimos días me he sentido en la obligación de escribir las siguientes palabras a los jóvenes que reciben esta publicación. Te pido que consideres en oración las cosas que vas a leer. Si encuentras alguna verdad en lo escrito, entonces te amonesto a que moldees tu vida en consecuencia.
¡No desperdicies tu vida!

Acuerdate de lo Breve de la vida

El primer hombre fue creado a la imagen de Dios. Si el se hubiera sometido a la voluntad de Dios, hubiera sido inmortal. El hubiera pasado a través de los años de su interminable existencia desde la eternidad hasta la eternidad sin deterioración de decadencia. El pasar del tiempo le hubiera traído a mayores niveles de madurez, satisfacción y gozo. Su existencia hubiera permanecido con propósito y gloria.
Con la venida del pecado, todo se perdió, y la existencia del hombre dio un giro trágico y deformado mas allá de lo que uno puede comprender. El hombre se convirtió en un mortal de breve duración, débil e inútil. Ahora vive su vida hasta que toda la vitalidad de escurre, todo propósito es demolido y el cuerpo finalmente vuelve al polvo de donde él vino. No es sin razón que el predicador clama:

Eclesiastes 1:2
¡Vanidad de vanidades, dijo el Predicador; vanidad de vanidades, todo es vanidad!

Como un hombre o mujer joven, tú debes luchar constantemente con la tentación de olvidar la brevedad de la vida y la vanidad de una larga vida separada de la voluntad de Dios.
Tu debes aprender de Las Escrituras que tu vida es menor que una neblina.
Tú debes llegar a estar convencido de esta verdad, y luego debes ponerla delante de ti como un constante recordatorio. ¡Tú eres mortal y tus días están contados!

Salmos 103
15 el hombre, como la hierba son sus días; florece como la flor del campo,
16 que pasó el viento por ella, y pereció, y su lugar no la conocerá más.

… Tú eres como una neblina que aparece por un pequeño momento y luego desaparece.

Santiago 4:14
… Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo,
Y luego se desvanece.

Tú sabes que Las Escrituras son verdad. Tú sabes que la muerte es una realidad para ti. Cada tumba y cada cementerio dan testimonio de la inescapable realidad de que tú vas a morir. Y aun así, ¿Como es eso de que tu tan rápidamente olvides y te entregues a las vanidades temporales de esta vida?
Es porque estas rodeado de una cultura que hace todo lo que tenga en su poder para evitar cualquier pensamiento del fin de la vida. Es porque el dios de este mundo trabaja con toda su astucia para mantenerte entretenido y distraído

Es porque, aunque tú has sido redimido, aun habitas en un cuerpo de carne pecaminoso que corre por todo lo que es carnal y temporal. Sabiendo estas cosas, harías bien en hacer estas dos cosas: Memorizar y frecuentemente orar la oración de David en el

Salmo 39:4
Hazme saber, Jehová, mi fin, Y cuánta sea la medida de mis días; Sepa yo cuán frágil soy.

Mantener tu mortalidad al frente de tus pensamientos no es con el propósito de ser morboso o lamentoso como aquellos que no tienen esperanza, sino para compelerte a esperar solo en Cristo para que te entregues de todo corazón a Su voluntad para tu vida. Solo en Cristo la tumba es sorbida en victoria y la inutilidad temporal reemplazada por el eterno y glorioso propósito de Dios para ti.

Acuerdate de tu creador

Conociendo algo de la brevedad de la vida. “¿Cómo entonces deberíamos vivir?”.
El escritor de Eclesiastés responde esta pregunta para nosotros en la forma de un mandamiento:

Eclesiastes 12:1
Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos,
y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento;…

La palabra “acuérdate” viene de la palabra Hebrea Zakar que significa recordar o traer a la memoria. Este mandamiento de recordar a Dios se refiere a más que un recuerdo accidental de que hay un Dios. Significa más que simplemente bajar tu cabeza cada vez que pases por un templo. Este mandamiento no es cumplido meramente por ir a la iglesia cada vez que esta abra las puertas. Es un mandamiento radical y transformador de vidas para conocer y entender al Dios de la Escritura, para reconocer Su preeminencia en todas las cosas, para buscar Su gloria en todas las cosas y para obedecerle en todas las cosas.

La gran importancia de este mandamiento se vuelve entendible cuando tú recuerdas que estas siendo bombardeado constantemente con distracciones temporales diseñadas para hacerte olvidas el valor de Dios y el gozo de Su voluntad.

A menos que propongas en tu corazón recordar a Dios y usar cada recurso a tu disposición para permanecer en ese propósito, caerás en la vanidad y tu vida se desperdiciará. Considera cuidadosamente lo que he escrito. No te estoy pidiendo que simplemente estés de acuerdo conmigo.
¡Yo te ruego que te PROPONGAS en tu corazón poner tus ojos en Dios como si tu vida dependiera de Él (y así es) y que activamente, agresivamente y violentamente…

Mateo 11:12
Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia,
y los violentos lo arrebatan.

… lo busques y uses cada recurso a tu disposición para guardarte de ser distraído y caer en la vanidad de este mundo perverso!

Es importante notar que el predicador de Eclesiastés no solo nos manda a “recordar a Dios”, sino que nos dice el tiempo mas conveniente para hacer eso: “En los días de nuestra juventud”. No es bueno prepararse para una batalla al final de la batalla, o esperar la última vuelta en una carrera para atar los zapatos de correr. Igualmente es una noción ridícula (que se encuentra en la mente de muchas personas jóvenes) que uno debe retrasar vivir para Dios cuando la vida esté adelantada y usualmente cuando una gran porción de la vida ha sido desperdiciada. No seas como el hijo prodigo que “volvió en sí” solo cuando despilfarró su fortuna y la fuerza de su juventud. Vuelve en sí en los primeros días de tu vida. Pon tu corazón en buscar a Dios ahora: en conocerlo, adorarlo, servirlo, y regocijarte en Su bondad.
Como uno más anciano que tú, como un embajador de Cristo, como si Dios rogara por medio de mí; te ruego en nombre de Cristo: ¡No desperdicies tu vida!

Isaias 55:2
¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con grosura.

Pon tu Corazon en seguirLE

Estoy indeciso de usar este tipo de lenguaje contigo porque temo que me malinterpretarás. Para la mayoría de los cristianos, la amonestación de “seguir a Dios” trae pensamientos de deber, obediencia y ministerio, pero estas cosas por sí mismas sólo te dejan cansado, vacío y amargado. Yo he pasado por ese camino y haré lo que esté en mi poder para guardarte de él. ¡Eso te lleva a un horrible lugar!

Cuando hablo de seguirle, me refiero primariamente a tener comunión con Su persona; a reconocerlo y compartir con Él cada experiencia; a proponerse no esconder de Él o desconectarlo a Él de alguna área de nuestra vida; a ver todo como sagrado y nada como secular; para que Él tenga preeminencia en cada momento de tu vida -cada pensamiento de tu cabeza, cada palaba que salga de tu boca, y cada obra de tu te propongas hacer: sea caminar, hablar, comer, beber, reír, llorar, trabajar, jugar- experimentando todo esto en Él, a través de Él, para Él y sobre todo ¡CON Él!

¿Te das cuenta que puedes hacer casi todo por las razones equivocadas? Tú puedes ministrar por satisfacción personal o por la fama que esto pueda traerte. Tú aun podrías crecer en conocimiento y piedad por la reputación que eso te puede brindar entre otros creyentes. Pero es el corazón verdadero y fiel el que busca solo estar CON Él por la causa de estar CON Él.
Tú me puedes mirar como un cristiano maduro que ha aprendido muchas cosas, pero he estado tan equivocado en tantas cosas, y este ha sido mi mayor error.
Siempre me he presionado mucho para realizar cosas, cuando he debido más bien presionarme mucho para ¡estar con Él!
¡Si, mis queridos cristianos jóvenes, tu puedes desperdiciar preciosas gotas de tu vida aun en el trabajo del ministerio y las misiones!

Recuerda esto: Confinar a Dios a un tiempo de silencio es grotesco, reducir la disciplina solo a obediencia es patético, y hacer del ministerio otra cosa que la vida de Cristo fluyendo a través de tu intima relación con Él es hacer del ministerio nada más que una estúpida obra de la carne.

Lee la Biblia

¡Ahora viene una novedad! Una de las cosas mas grandes que un joven cristiano puede hacer es tener una practica de toda la vida de leer la Biblia sistemáticamente desde Génesis hasta Apocalipsis una y otra vez. Si lo puedes hacer en los
Idiomas originales es aun mejor, pero sólo conozco un puñado de personas capaces de hacer tal cosa y yo no soy uno de ellos.
La mayoría de los conocimientos de los cristianos de la Escritura está muy fragmentada porque ellos solo han leído partes de la Biblia. Conozco individuos que son muy brillantes en ciertos aspectos de doctrina, pero cuyo conocimiento general de la Biblia es muy pequeño. Para evitar esta dificultad, tu deberías leer la Biblia SISTEMATICAMENTE y de tapa a tapa. Nadie en su sano juicio leería una obra de literatura hacia y desde una parte del libro y leyendo al azar ciertos capítulos. Deberían empezar en el comienzo y moverse progresivamente a través del libro capitulo por capitulo hasta que lleguen al final. ¡Hasta ahora muy pocos cristianos han leído la Biblia de esta forma! Recuerda: La Biblia es la inspirada e infalible Palabra de Dios dada a nosotros en forma de un libro.

Para entender la Biblia en su totalidad y sus partes, debemos leerla en su totalidad y en sus partes.
Una de las formas más gratificantes de aprender Las Escrituras es escribir tus puntos de vista y preguntas mientras lees. Cada vez que pases por Las Escrituras vas a notar que serás capaz de contestar muchas de las antiguas preguntas y nuevas preguntas vendrán a tu mente. También serás capaz de refinar y aclarar muchos de tus puntos de vista.

Por esta razón, aprenderás que la Biblia es el mejor comentario de ella misma.
Una palabra de prevención: La mayoría de las personas nunca hacen esto con toda la Biblia porque ellos se mantienen tratando de entender todo o tratando de escribir un comentario de cada libro. Ofrezco dos sugerencias: Primero, no se desanime. Anote breves preguntas y manténgase leyendo. Segundo, solo anote aquellos comentarios que Dios con los que Dios ha impresionado su corazón para recordarlos. ¡SEA BREVE! ¡Ya tenemos suficientes comentarios para dejar en bancarrota a cada estudiante de los seminarios del mundo!

Para los jóvenes cristianos, la Biblia puede parecer abrumadora. Esto nunca cambiará. ¡La Biblia es abrumadora! Esta contiene más verdades sobre Dios de las que ningún hombre comprenderá u obedecerá. No obstante, es un magnifico viaje leer estas paginas y no solo aprender, sino ser transformados.

La cristiandad requiere que las mentes comprometidas pero no es solo o primariamente sobre el intelecto. Es sobre conocer a Dios de una manera personal e intima y ser transformados a la imagen de Su Hijo. ¡No se desanime! Cada día que lea la Palabra de Dios se agregará a años de estudio y a una riqueza de conocimiento bíblico finalmente. Cada día perdido va a reducir el tamaño de ese tesoro final.

Ora

Yo divide mis oraciones en dos categorías separadas:
Oración con zapatos de caminar y oración con mis zapatos de trabajar. La Primera categoría se refiere a la comunión, adoración y acción de gracias. Es caminar con Dios como con un compañero siempre presente, disfrutando Su comunión y buscando mayores y mayores manifestaciones de Su presencia. Este tipo de oración tiene un propósito: conocerlo a Él y simplemente “estar” con Él. Fuera de este tipo de oración, todo el conocimiento en tu cabeza nunca será nada más que una jerga teológica de segunda categoría. Te pasarás toda la vida hablando correctamente sobre alguien que ni siquiera conoces y sobre cosas que nunca se han hecho una realidad en tu vida.
Yo he escuchado persona decir que ellos no tienen un tiempo específico de buscar a Dios de este modo, pero que tienen comunión con Dios a través de sus actividades diarias. He experimentado que la habilidad para “practicar la presencia de Dios” durante el día y en medio de mis actividades solo es posible porque me he separado de mis actividades diarias y he buscado a Dios en un tiempo especifico de oración. Esta parece haber sido la práctica de nuestro Señor Jesucristo durante Su encarnación:

Marcos 1:35
Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba.

La Segunda categoría de oración: oración en mis zapatos de trabajo se refiere a la oración intercesora. No permitas que nadie te engañe. ¡Este tipo de oración es difícil de hacer! No es cosa fácil para un mortal luchar con Dios (Génesis 32:24-32) y contra el Diablo (Efesios 6:12). Los riesgos son grandes y todo se gana o se pierde en esta batalla. Nosotros luchamos en oración por la Gloria de Dios, la Gran Comisión y la venida del Reino (Mateo 6:9-10); nosotros luchamos en oración por la preservación y santificación de la iglesia; luchamos en oración por cada necesidad y por el cumplimiento de cada promesa que Dios nos ha dado. ¡Esta, bien puede ser la tarea más sagrada dada a los hombres!

Dejaré atrás el tema de la oración con un pequeño consejo que me ha sido muy útil. Me lo dio un antiguo predicador. Fue algo así como:

“Ora hasta que puedas orar; y luego, ora hasta que hayas orado”.

Frecuentemente cuando inclinamos nuestras rodillas para orar, no sentimos la libertad o el poder para orar. Es como si hubiera un cielo de metal encima de nosotros. Esto no debe ser una causa de desanimo sino que nos debe guiar a luchar en oración hasta que “irrumpido hasta” Dios. Es ahí cuando debemos orar hasta que nuestras cargas hayan sido soltadas y nosotros sepamos que hemos orado.

BUSCA AMIGOS PIADOSOS

Con el riesgo de ofenderte, debo decir que si eres un joven, hay una gran posibilidad de necedad (estupidez) aun unida a tu corazón (Proverbios 22:15). Si las mayores influencias de tu vida la ejercen otras personas jóvenes como tu, entonces tu eres un compañero de tontos y estas bajando por un camino peligroso. Las Escrituras enseñan una verdad salvadora de vidas que es frecuentemente olvidada hoy:

Proverbios 13:20
El que anda con sabios, sabio será; Mas el que se junta con necios será quebrantado.

La idea de una “generación Gap” nació de una nació de la generación pagana en contra de Dios de los años 60 y ahora ha sido completamente adoptada por la mayoría de las iglesias. La idea de que los jóvenes deben estar con otros jóvenes es una contradicción directa a las Escrituras. Aunque algunos periodos de comunión supervisada con otros jóvenes puede ser agradable y beneficioso, las Escrituras por todos lados enseñan que los jóvenes cristianos necesitan estar con otros cristianos maduros de modo que ellos puedan aprender de sus experiencias y evitar las dificultades de la juventud y la ingenuidad.

De acuerdo con las Escrituras, la mayor influencia de tu vida debe ser tu madre y tu padre, siempre que ellos sean cristianos maduros y piadosos. Después de ellos, es el papel de los ancianos de la iglesia y de todos los miembros modelar la vida cristiana ante ti. En resumen, harías bien en rodearte con hombre y mujeres que progresen en santificación y cuya utilidad para Dios sea evidente.

Llegar a conocer no solo los cristianos piadosos de nuestro tiempo, sino también los santos de ayer a través de sus escritos y los escritos de otros acerca de ellos.

Huye de las Pasiones Juveniles

En Efesios 6:10-12 se te manda a estar firme contra Satanás. En Santiago 4:7 se te promete que si lo resistes, él huirá de ti. No obstante, en 2 Timoteo 2:22 se te manda a “huir de las pasiones juveniles”.
Es bastante asombroso que se te mande a ser fuerte, a estar firme, y a pelear contra los ángeles caídos, mientras que al mismo tiempo, se te manda a huir con temor de las lujurias juveniles.
Esto demuestra que las pasiones juveniles de tu carne y la incontrolada sensualidad de tu cultura es más peligrosa que una batalla cara a cara con Satanás. He conocido incontables cristianos jóvenes que han demostrado genuinas evidencias de conversión, y aun estando en una relación con el sexo opuesto, cayeron en inmoralidad. Los he visto memorizar la escritura, orar y aun ayunar para ser puro en su relación y aun así cayeron. ¿Por qué?

Porque ellos no entendieron que todas las disciplinas espirituales en Las Escrituras no podrían librarlos de las pasiones juveniles. Ellos trataron de dar la batalla cuando Dios les mandó a que huyeran. Para resumir: Tú no puedes estar solo en una relación con el sexo opuesto por un periodo de tiempo extenso sin caer. Por lo tanto, nunca deberían estar solos y juntos en casa, el carro o algún otro lugar donde la lujuria pueda ser atractiva y el fracaso ocurrir.

Entregate para Propositos Nobles

Veo jóvenes cristianos en la universidad que desperdician su tiempo jugando video juegos y frecuentando centros comerciales y tiendas de películas. ¡Ellos se deberían estar entregando a propósitos nobles! Tú fuiste creado para entregarte para tales fines. Tú fuiste adoptado en una familia real y las acciones reales te están esperando. Rechaza el entretenimiento gratuito de este siglo (este mundo) y entrégate a la voluntad de Dios. Las Escrituras declaran en

2 Timoteo 2:10-21
Pero en una casa grande, no solamente hay utensilios de oro y de plata, sino también de madera y de barro; y unos son para usos honrosos, y otros para usos viles.
Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra.

¿Te gustaría ser un vaso de honor y ser usado para nobles propósitos? ¿Desearías ser un instrumento en las manos del Maestro? Entonces límpiate de los juegos necios de los chicos pequeños y las chicas vanas, y convierte en el hombre o la mujer a la que fuiste llamada. Creo que fue A. W. Tozer quien dijo que en la tumba de América deberían estar escritas las palabras “Se entretuvieron ellos mismos hasta la muerte”. Este es un epitafio patético comparado a lo que se dijo sobre el Rey David:

“Sirvió a los propósitos de Dios en su propia generación, durmió con sus padres…”

¿Qué legado quieres dejar? ¿Qué tallaran en tu lápida? Más importante aun, ¿Qué declarará Dios sobre tu vida en el Gran Día del Juicio Final que nos espera? Quiera Dios tener misericordia de ti y concederte gracia para superar el carácter y las obras del que te escribe esta carta.

Tu hermano,
Paul David Washer