Print
 
La decisión de celebrar el 25 de diciembre se realizó en algún momento durante el siglo IV por los obispos de la iglesia en Roma. Tenían una razón específica para hacerlo.
 
Muchas culturas en el imperio romano habían caído en la adoración del sol, después de haber adorado al Dios verdadero, pero como la idolatría en su mayor deseo de ver al Dios invisible, ellos reconocieron la dependencia del curso anual del sol en el cielo, y tenían las fiestas del solsticio de invierno en diciembre, cuando los días son más cortos, como parte de sus festejos, construyeron hogueras para darle fuerza al dios sol y traerlo de vuelta a la vida. Cuando los días se alargaban, tenían gran regocijo, y esta era su costumbre habitual.
 
Los líderes de la iglesia en Roma decidieron celebrar el nacimiento de Cristo durante el solsticio de invierno, en un intento de cristianizar las celebraciones paganas populares. Y en su mayor esfuerzo no lograron consolidar al pueblo y continuaron las festividades paganas. Hoy tenemos una mezcla de costumbres paganas sumergidas en nuestras Iglesias y mezcladas a la vista de todos.
 
Independientemente de los antecedentes de las tradiciones paganas de diciembre y con el invento si Jesús nació el 25 de diciembre, nuestro objetivo sigue siendo mostrar a todas las personas la verdad de quien es Cristo y cual es su mensaje. La temporada de Navidad y su celebración presenta una magnífica oportunidad para predicar la buenas nuevas, sin embargo es de mucha tristeza que solo en esta fecha y en la llamada: “Semana Santa” se recuerde a Cristo, cuando este debe de ser el centro de todas nuestras celebraciones, predicas, canciones, oraciones y diario vivir recordar constantemente que los hombres pueden ser justificados y tener paz para con Dios por medio de la fe en Jesucristo.
 
Si quieres ser extremista, te invito a investigar el 25 de Diciembre inclusive tiene 5 o 6 simbolismos mas fuera de Cristo, y si quieres llegar mas lejos, todos los días de nuestro calendario tienen dioses y celebraciones totalmente paganas y fuera de la verdad del evangelio, quien sabe si algún día comiste arroz que era dedicado al dios del arroz, como la Iglesia de Cristo estamos llamados a mostrar la verdad y direccionar la mentira a Cristo de tal manera que El sea glorificado y exaltado cada uno de los días del año en nuestras vidas.
 
En su amor,
José